Conoce a Jillia

Crecí en el barrio diverso y trabajador de Hillside en Duluth. Supe que la política importaba cuando asistí una protesta con mi madre en una reunión del consejo escolar para impedir que el distrito cerrara la escuela secundaria pública en nuestro barrio. La escuela secundaria no sólo servía a nuestra familia, sino también a la mayoría de las familias de bajos ingresos de Duluth, estudiantes de color y jóvenes nativos. Cuando la escuela permaneció abierta como resultado de la protesta, vi el poder de las comunidades y líderes electos trabajando juntos para encontrar soluciones.

Después de graduarme, vine a las Ciudades Gemelas para asistir la Universidad de Minnesota, donde obtuve un título en Teatro y Danza. En 2005, me mudé al noreste de Minneapolis porque me recordó del barrio donde crecí. Para llegar a fin de mes, trabajé como un servidor, ganando el salario mínimo, juntando múltiples trabajos para pagar mi alquiler mientras que perseguía mi pasión por las artes. Como joven actriz y bailarín, me sentí como en casa entre la comunidad de artistas y disfruté actuando en los espacios de almacén en la zona.

En 2011, me uní con el movimiento de Occupy Homes Minnesota para luchar contra ejecuciones hipotecarias injustas contra algunos de los bancos más grandes del país. Nuestra organización ayudó a las familias a ganar las negociaciones con sus bancos para ayudarles a quedarse en sus hogares, y luchamos con éxito por el pasaje de la Declaración de Derechos de los Propietarios de Minnesota que protegía a las familias de los prestamistas depredadores. En 2013, me uní con el equipo del Proyecto 515 para ganar igualdad matrimonial para las parejas del mismo sexo. Como miembro del personal de OutFront Minnesota, formé parte de la coalición que abogó fuertemente por la aprobación de la Ley de Escuelas Seguras y Apoyadas de Minnesota, la ley más completa de anti-intimidación del país, la cual se convirtió en ley en 2014. Durante el tiempo en que he vivido en el noreste de Minneapolis, he servido como vicepresidente y secretario de mi asociación local de vecinos.

Colaboré con el Proyecto de Administración de Tierras en 2012 para cambiar las leyes de zonificación de la ciudad para permitir la agricultura y horticultura urbana en Minneapolis. A través de este trabajo, era uno de los cofundadores de California Street Farm, que crecía productos agrícolas para miembros de la comunidad y restaurantes del área. Los estudiantes de secundaria, que participaron en el programa de Step Up y fueron empleados por California Street Farm, obtuvieron valiosa experiencia en agricultura urbana y aprendieron sobre el activismo comunitario. Actualmente, soy miembro del Homegrown Minneapolis Food Council, donde trabajo en asociación con otros miembros para crecer nuestra capacidad de cultivar y distribuir alimentos más sostenibles.

Trabajando con funcionarios de la ciudad en la agricultura urbana, luchando contra las ejecuciones hipotecarias y abogando por los jóvenes y las familias, he visto de primera mano cómo podemos resolver los problemas en nuestra ciudad cuando los líderes electos escuchan y colaboran proactivamente con los miembros de la comunidad. Con demasiada frecuencia, los miembros de nuestro Consejo Municipal han mantenido el statu quo en lugar de defender el cambio que necesitamos.

A través de mis años de experiencia en crear cambios positivos en nuestra ciudad y estado, me di cuenta de que necesitamos defensores fuertes en el Ayuntamiento que no sólo escucharán, sino que trabajarán con las comunidades para crear proactivamente el progreso que necesitamos para mover nuestra ciudad hacia delante.

Jillia es consultora de estrategia de desarrollo y comunicaciones y trabaja con organizaciones de justicia social y organizaciones sin fines de lucro basadas en Las Ciudades Gemelas. Ella vive en el Barrio de Windom Park con su pareja, Monica Meyer, y su amado perro Romeo.